El bolsillo de los catalanes

(3 min)

Hace apróximadamente un año la agencia de calificación Moody´s hundió un escalón más la deuda de la Generalitat de Catalunya, indicación clara del nivel de precariedad en el que se encuentra la economía de esta comunidad autónoma. Hay que decirlo sin ambages, en estos momentos Catalunya no depende de sí misma para funcionar normalmente. Y por funcionar me refiero a poder pagar las nóminas de los empleados públicos y a sus proveedores. Ni que decir tiene que si tuviera que hacerse cargo de las pensiones de los jubilados catalanes, aunque recaudase las cotizaciones sociales, la suspensión de pagos de Catalunya estaría asegurada.


Para los grandes inversores internacionales, que utilizan los criterios de las agencias de calificación a la hora de decidir dónde se coloca el dinero, Catalunya está al mismo nivel de riesgo que Kenia, Nigeria o Bangladesh. Desde luego no es un buen augurio para el Govern. Carles Puigdemont se ratifica constantemente en la idea de convocar próximamente nuevas elecciones con carácter constituyente para celebrar un referéndum y declarar de forma efectiva la independencia.


El president debería bajar al terreno y olvidarse de esos deseos que sabe son irrealizables. A día de hoy, el hecho incuestionable es que, sin el auxilio financiero del Estado, Catalunya no podría conseguir financiación en los mercados internacionales para hacer frente al servicio de la deuda y ni siquiera para pagar su funcionamiento. 
Lo peor es que la Generalitat es incapaz de reconocer que esta complicada situación económica se debe a la ineficacia de su gestión. Repetir machaconamente que la culpa de la postración económica de la Generalitat se deba a que Catalunya no es independiente carece de sentido. El "Espanya ens roba" que se sigue repitiendo sistemáticamente desde la Generalitat es un lema cínico que solo pretende esconder sus propias miserias. El bolsillo de los catalanes cada vez está más vacío y la solución no pasa por una deriva soberanista errática en el rumbo. 


David Enguita

 

Delegado en Barcelona de En Positivo +


Cómo llegar