El Barça no quiere la independencia

(4 min)

 

Yo soy culé, eso es así. No lo soy desde que nací pero casi. Vivía y sigo viviendo cerca del Nou Camp y podría afirmar que mis primeros pasos los dí junto a mi padre caminito del templo blaugrana. Viví los años de plomo, esos donde una Copa del Rey o una Recopa de Europa caían muy de tanto en tanto, seguro que los niños de ahora no se hacen una idea de lo que fue aquello pero uno es de un equipo por muchas razones y no por la victoria. Los años donde se gritaba "Visca el Barça i Visca Catalunya" y yo corregía rápidamente que vivan ambas cosas pero no una por la otra. Años donde las pocas esteladas que habían en el estadio las portaban rapados violentos. Años donde el Presidente Núñez tenía una directiva que parecía un Senado, con miembros de todos los partidos políticos.

 

Nadie me engañó yo ya sabía que mi club era catalanista y aunque no estaba de acuerdo era un catalanismo marcado en los estatutos al estilo del catalanismo del PSC, es decir, senyera, lengua y folklore. Nacionalismo de baja graduación o regionalismo, según la época, pero nadie se podía llevar a engaño.


Con Joan Laporta se convirtió en un club independentista. Lo avisó y así fue votado, por lo tanto nadie se rasgó las vestiduras. Así es la democracia y hay que apechugar con la decisión de la mayoría. por eso respetamos la Constitución que votamos en su día.


Ahora el Barça se ha sumado al pacto Nacional por el Referéndum y no se entiende porque, aunque hay algún directivo independentista, la junta no lo es. Ni ellos saben las consecuencias ni a lo que se han sumado. Es la Cataluña del "bienqueda", la del PSC, la del yo quiero que se vote pero eso no quiere decir que vaya a votar que sí, la del que admite como sujeto político a una comunidad autonóma, la que se salta la ley. Se puede cambiar la ley pero si antes la incumples te conviertes en ilegal. Esto del sujeto político, el Barça debería entenderlo perfectamente, sabe perfectamente las competencias diferenciadas de la Liga, La UEFA o la FIFA.


El que lucha por una cosa, aunque yo no coincida con ella, tiene mi aplauso. Los tontos útiles, mi abucheo. Los independentistas tienen mi respeto, los que les hacen el juego sin serlo, no. Los que se manifiestan solo por no ser señalados, tienen mi pena.


El FC. Barcelona no sabe lo que hace, no lo ha pensado, solo quiere quedar bien. Un ejemplo: ahora se está negociando la renovación de Messi, hay muchos contratos en vigor de jugadores, publicitarios, televisivos....  y hay que decirlo porque el jueguecito del "bienqueda" es peligroso. En una Cataluña independiente en septiembre no solo Messi no renovaría porque no se le podría pagar, si no que el club culé podría desaparecer. El Barça de momento se quedaría sin jugar en la Liga ni en Europa, pasaría un tiempo indeterminado jugando amistosos. Es cierto que con el tiempo podría jugar en la liga española. Creo que el Real Madrid apoyaría esa idea pero otros equipos un poco inferiores no, ya que querrían el trozo del pastel que ahora se lleva el Barcelona. Por lo tanto, habría que ver qué pasaría. También podría jugar en otro país, Francia, Inglaterra... opciones reales pero que requieren su tiempo. Un año, por decir una cifra, en barbecho provocaría la marcha la huida de jugadores y capital.  Y un aviso para los secesionistas más optimistas, una Liga catalana no sería rentable para un club como el Barça que quiere ser el mejor de Europa y el mundo. Ningún club de una nación de 7 millones de habitantes puede pagar a Messi. En la historia todos los cambios radicales se han acabado asentando pero se necesita un tiempo. Por eso cuando Pilar Rahola admite que una Cataluña independiente pasaría seguro 10 años malos pero que ella está dispuesta a sufrirlos, pues hay gente que no, así de simple. El Barça quiere salir de este brete como muchos catalanes cobardes, quedando bien pero en el mundo de los mayores es casi imposible quedarse con el caldo y las tajadas. Un Club que siempre ha sido catalanista e incluso ha sido una de sus razones de ser y que moriría en una Cataluña aislada.

 

Miguel del Amo


Cómo llegar